Situada en un condominio campestre a las afueras de Bogotá sobre un lote de 1253 m2 con un área construida de 394m2. La casa se presenta como dos volúmenes rectangulares de dos pisos, que miran a lo lejos hacia un humedal, hacia el cual se abre un salón de doble altura, el comedor y habitación principal, que son los espacios más importantes de la casa. Los dos volúmenes están separados por una gran celosía en concreto, que en el primer piso marca la entrada principal en un extremo y la escalera principal en el otro. En el segundo piso un puente conecta los dos volúmenes, y comunica el estar de televisión, con la zona de alcobas. El ladrillo, el concreto a la vista, y los muros en pañete pintados se mezclan en las fachadas.  
DISEÑO +